El BATMAN DE NOLAN DESDE LA SOCIOLOGÍA

 Batman a través de la sociología

Comic de Batman y Robin del año 1940. Fuente: Wikipedia

Batman es uno de los personajes más conocidos del mundo de la ficción y de los comics. El origen de este personaje se remonta a 1939 donde fue creado por los estadounidenses Bob Kane y Bill Finger para DC Comics.

Existen muchas versiones de Batman. No obstante, en este artículo me centraré en el Batman  de Cristopher Nolan (interpretado por Christian Bale). Esta es la versión más moderna del personaje y la que más ha calado en el siglo XXI, dejándonos un imaginario muy concreto sobre el hombre murciélago, que, además, tiene sus paralelismos con el capitalismo neoliberal, el anarquismo o el comunismo.

En la trilogía del Caballero Oscuro, Nolan nos presenta el arquetipo clásico del género de superhéroes: un villano impactante y con carisma que pone en peligro el orden social y que derrota al héroe en una primera instancia, sumergiéndole en un camino de reencuentro y lucha individual que acaba con un resurgimiento modo “ave fénix” para que finalmente, Batman, logre derrotar al villano y acabe restableciendo la paz social.


Cosplay del Batman de la trilogía de Christopher Nolan, Fuente: Wikipedia


Ra´s al Gul, el genocidio y el totalitarismo en Batman Begins

El maestro de Batman, Ra´s al Ghul (Interpretado por Liam Neeson), el cual lo entrena y lo convierte en un formidable luchador, es un villano autoritario. El cual teje muy bien su argumentación para hacer el mal a través del puro estilo de Maquiavelo “el fin justifica los medios” este villano aprueba nada más y nada menos que el genocidio.

Odia la corrupción de la sociedad, la inmoralidad y la decadencia de la civilización. Por eso, la Liga de las Sombras, la organización a la que pertenece y lidera, se ha dedicado a derrocar todas las civilizaciones generando un borrón y cuenta nueva a base de muertes.

Pero el hijo predilecto de Gotham, acepta su ciudad y el sistema capitalista tal y como es y los salva a toda costa (y creo que hace bien), pero seguramente su decisión sea más fácil de tomar ya que, aunque sea un pobre huérfano, también es un multimillonario capitalista de los más ricos de la ciudad.

Así que bueno, aunque la sociedad sea un estercolero, y Batman lo sabe, pues la verdad, vestirse de murciélago y repartir estopa a largas horas de la noche se hace más ameno si cuando te despiertas lo haces en una mansión con un inteligentísimo y fiel mayordomo y con las cuentas del banco tan llenas de dinero que no sabes ni qué hacer con él.

La cosa cambiaría si Batman trabajara de camarero o tuviera que ponerse el mono de trabajo e ir a la fábrica a realizar sus ocho horas de jornada laboral, las cuales, le hacen falta para llegar a fin de mes. Sin duda sería aun más heroico no me lo negaréis.


El oscarizado Liam Neeson interpreta al personaje de Ra´s al Gul en Batman Begins, Fuente: Wikipedia


El Joker de Nolan; el caos y una versión infantil del anarquismo en el Caballero oscuro

Sin duda el Joker es un auténtico anarquista en el sentido caótico de la palabra. Realmente, el anarquismo no defiende la falta de orden, sino a groso modo, la capacidad de autogestionarse, primando la libertad individual frente a todo tipo de autoridad coercitiva que genere una relación de dominación de unos sobre otros.

De esta forma, el Joker interpretado por Heath Ledger, se acerca más a un agente del caos, alguien que busca la anomia social: concepto elaborado por el sociólogo francés Durkheim que hace referencia en sociología a un estado que surge cuando las reglas sociales se han degradado o directamente se han eliminado y ya no son respetadas por los integrantes de una comunidad. El concepto, por lo tanto, también puede hacer referencia a la carencia de leyes.


Vestimenta del Joker en el Caballero Oscuro, expuesta en la Comic-con de San Diego. Fuente: Wikipedia


El Joker en esta película se presenta como un villano con rasgos de antihéroe pues acaba con todos los mafiosos de la ciudad, quema su dinero y roba a los bancos que ayudan a blanquearlo.

Además, el villano hace honor al caos que defiende, sembrando el terror y la duda en la ciudad. Sobre todo, cuando pone aprueba la delgada línea que separa el bien del mal realizando una especie de macabro experimento de psicología social.

De esta forma, el Joker pone dos bombas diferentes en dos barcos distintos, uno cargado de presos y otro de civiles y les anuncia que antes de las 12 horas detonará las dos embarcaciones. Sin embargo, deja un detonador en cada barco. De esta manera, si alguno explota antes que el otro, el que quede se salvará (los detonadores están intercambiados y los civiles poseen el del barco de los presos y viceversa, siendo las dos embarcaciones jueces y verdugos la una de la otra).

Asimismo, cabe observar que la película nos deja entrever como el Joker tiene algo de razón, pues tanto los presos como los civiles al final no deciden matarse entre ellos y, esto, aunque confirma la versión de Batman de que la sociedad debe ser salvada (porque las personas son buenas por naturaleza), también confirma la delgada línea que separa el bien del mal, pues los dos grupos acaban tomando la misma decisión. Y como bien le dice el Joker a Batman, realmente ellos dos no son tan distintos.

 

El caballero oscuro, la leyenda renace y el Comunismo vs Capitalismo

El villano Bane se nos presenta como una especie de anarcocomunista, el cual, está muy bien organizado y no solo cree que Gotham es un lugar decadente e injusto, sino que va más allá e intenta cambiar el sistema político que lo genera.

De esta manera, las referencias a una revolución social violenta son muy claras. Bane pone el capitalismo corrupto de Gotham patas arriba, los desechados por el sistema, los inadaptados, los presos y los parias sociales acaban juzgando a los exitosos; los condenan a vagar por el lago helado bajo del puente de Gotham hasta morir, un poco como el camino de todo trabajador en este capitalismo neoliberal.

Sin duda Batman, vuelve, de manera inquebrantable, el millonario, el filántropo, el mayor exponente individual y arquetipo del capitalismo da su vida por la ciudad, por defender el orden. No hay nada peor que una revolución, ese mensaje queda más que nítido en la película.

Pero en la trilogía de Nolan queda otro mensaje latente, un mensaje pro capitalismo neoliberal. Pues la película presenta sin tapujos que Gotham es un hervidero de corrupción. No obstante, a través de esta trilogía la moraleja es clara; no tenemos otra opción, el capitalismo es la única salida y es defectuoso, pero es a lo mejor que podemos aspirar.

Discrepo en esta postura e insisto, si Batman fuera un repartidor de Glovo, un camarero o un operario de fábrica al igual conseguiría salvar a Gotham no solo del caos anarquista, del totalitarismo o las revoluciones sociales violentas, sino que podría enfrentarse al sistema capitalista, que es el que realmente genera todas las problemáticas que él tiene que afrontar.

De esta manera, Batman nos demuestra que, aunque es capaz de derrotar a los mayores supervillanos, no es capaz de resolver los problemas de desigualdad, injusticia, corrupción y pobreza que asolan la ciudad, tal vez, porque, aunque el bueno de Batman (al que todos queremos) no se de cuenta, la clase social a la que pertenece es la causante de estos problemas.

Comentarios

Entradas populares